José Guerrero/Esteban Vicente: similitudes y diferencias

8.jpg

El Centro José Guerrero (Granada), el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente (Segovia) y Acción Cultural Española presentan un proyecto expositivo que pone en relación la obra de los dos únicos artistas españoles que formaron parte de una de las corrientes artísticas más importantes del siglo XX: el expresionismo abstracto americano. Segovia: hasta el 2 de junio. Museo de Bellas Artes de Asturias (Oviedo): del 20 de junio al 22 de septiembre. Granada: del 10 de octubre al 12 de enero de 2020

Bajo el título Gerrero/Vicente, esta exposición, comisariada por Francisco Baena, director del Centro José Guerrero, y Ana Doldán de Cáceres, directora-conservadora del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, pone de  manifiesto las similitudes, y las diferencias, entre dos artistas que, tradicionalmente, la historiografía ha tratado siempre individualmente y por separado, dada la férrea personalidad artística y estilística de ambos.

Sobre estas líneas, Sin título, por Esteban Vicente, 1923, óleo sobre cartón, 22 x 27,5 cm, Colección Sagrario de Ulierte Vicente, Madrid. Arriba, Black Cries, por José Guerrero, 1953, óleo sobre lienzo, 130,5 x 238 cm, Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Existen una serie de coincidencias vitales que marcan los años de aprendizaje de los dos. Esteban Vicente nace en 1903 y José Guerrero en 1914, por lo que, hasta una fecha central en las dos trayectorias, el primero se anticipó a los movimientos del segundo. Pero compartieron los mismos escenarios. Los dos estudiarían en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Tras su formación académica, los dos encaminaron sus pasos a París, hervidero de la vanguardia artística europea. Los dos se sintieron especialmente atraídos por Matisse, pero también por el cubismo y la Escuela de París. Gracias a sus matrimonios con sendas mujeres norteamericanas, los dos se trasladaron a los Estados Unidos. Esteban Vicente en 1936, José Guerrero en 1949.

Sobre estas líneas, Panorámica de Roma, por José Guerrero, 1948, óleo sobre lienzo, 87 x 184 cm, Granada, Centro José Guerrero, Diputación de Granada.

Una guerra medió entre ambas partidas. Los dos habían dado comienzo a su carrera en el marco de una figuración renovada que paulatinamente iba diluyendo la mímesis y acercándose a la abstracción. El punto de inflexión en ambos casos, el año que señalaría el cambio de lenguaje artístico, es 1950. Para Esteban Vicente, el acontecimiento más importante de su vida sería la exposición Talent (1950), para la que fue seleccionado por Meyer Shapiro y Clement Greenberg. El mismo año, José Guerrero se instaló en Greenwich Village, donde estaba establecida una importante colonia de artistas, y comenzó a tratar a agentes que pronto lo llevaron a la galerista Betty Parsons. Se relacionaron, cada uno con sus filias y sus fobias, con De Kooning, Rothko, Kline, Motherwell, Guston, Newmann, Pollock, etc., y desde entonces se mantuvieron fieles a los dictados de la primera generación del expresionismo abstracto americano.

Midwest, por Esteban Vicente, 1953, óleo sobre lienzo, 122 x 91,5 cm, Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

A pesar de las diferencias estilísticas, ambos tuvieron una preocupación común por el color. En el caso de Guerrero, muy pronto, como elemento estructurador de la composición; en el de Vicente, más tarde: su primera preocupación fue por la estructura del cuadro, pero a finales de 1950, comienza a investigar sobre el modo de atrapar o fijar la luz, y lo consigue gracias al color, que además impregna la obra de emoción

La selección de obras de la exposición, que consta de más de 60 piezas procedentes de cerca de una veintena de museos y colecciones, muestra sus dos carreras paralelas centrándose en tres momentos señalados de un recorrido compartido:

Lavanderas, por José Guerrero, 1950, óleo sobre lienzo, 50,5 x 65 cm, Colección familia Guerrero.

Los inicios pictóricos en clave figurativa, con una selección de sus paisajes respectivos, que fue el género que más desarrollaron: escenas urbanas y rurales en las que puede atisbarse una progresiva inclinación hacia la abstracción.

Los primeros años cincuenta, con la inmersión plena, decidida y sin vuelta atrás en la abstracción, para la cual fue determinante en ambos casos la exploración plástica llevada a cabo en papel: para Vicente el collage, para Guerrero el grabado, fueron laboratorios experimentales con los que avanzaron hasta sentirse seguros en esta nueva senda.

Sin título, por Esteban Vicente, 1958, óleo sobre lienzo, 76,2 x 96,8 cm, Segovia, Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente.

Los años setenta, a partir de los que fueron destilando una voz característicamente propia, que alcanzó en estos años su plena madurez, llevando a diferentes modos de asumir la pintura de los campos de color. José Guerrero concedía gran importancia al espacio, sus límites, las fronteras entre planos, las zonas en las que los colores se interrelacionan; lo que le interesa, en palabras de Juan Manuel Bonet, “es que el color fluya, que la pintura respire, que el cuadro sea vibrante, luminoso, cargado de energía”. Por su parte, Vicente en estos años ya ha levantado un mundo propio organizado a partir de formas que flotan en el espacio y dotan de sentido a la obra, y en el que trabaja obsesivamente la gradación y saturación del color y, ga su través, la luz.

Sin título, por José Guerrero, h. 1958, guache sobre papel, 40 x 60 cm, Colección Banco de España, Madrid.

Con motivo de la muestra se ha editado un catálogo que cuenta con un texto principal de Inés Vallejo, que aborda la exposición desde un criterio académico, histórico y científico, a partir de la investigación que llevó a cabo para su tesis doctoral (Esteban Vicente y José Guerrero: dos pintores españoles en Nueva York, UCM, 2010). Además, la publicación cuenta con tres textos introductorios de cada uno de los bloques en los que se divide la muestra, realizados por tres importantes historiadores y críticos de este país: Juan Manuel Bonet; Guillermo Solana y José María Parreño.

Nuance, por Esteban Vicente, 1990, óleo sobre lienzo, 132 x 162,5 cm, Colecciones Reales. Patrimonio Nacional. Palacio de La Moncloa.

Esta muestra, coorganizada con Acción Cultural Española y coproducida por el Centro José Guerrero de Granada y el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, cuenta con la colaboración del Museo de Bellas Artes de Asturias, sede que acogerá la exposición en el verano de 2019.

Francisco BAENA (director del Centro José Guerrero) y Ana DOLDÁN DE CÁCERES (directora-conservadora del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente)

La brecha III, por José Guerrero,1989, técnica mixta sobre lienzo, 195 x 260 cm, Colección Diputación de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top