Una sesión histórica: cómo hicimos la foto de portada

ABRIR-20190314_103253.jpg

Dentro de nuestra línea editorial, llevamos varios años dedicando artículos y amplios dosieres a mostrar el trabajo de las creadoras. Empezamos con las artistas plásticas de las vanguardias nacionales e internacionales, seguimos con las escultoras y ahora, en la revista de abril de 2019, las fotógrafas españolas. Para la portada pensamos que lo más representativo sería un autorretrato colectivo, para aunar su faceta detrás de la cámara con la de estar frente al objetivo. Una tarea complicada, sin duda, la de poder reunir a un grupo tan nutrido un día y una hora concretas, pero al final, once de estas fotógrafas pudieron encontrarse el pasado 14 de marzo

Quedamos a las 10.00 de la mañana en el estudio de Isabel Muñoz, donde nos reciben con café y bollos para las presentaciones y la toma de contacto que precede a una sesión intensa de fotos, porque en una hora varias de las presentes tienen que irse a dar clase, coger un tren o cumplir otros compromisos. No importa la premura porque los preparativos han empezado días antes, con la creación de un escenario preparado con escaleras, bancos corridos y telas oscuras que componen volúmenes geométricos donde lo único que queda por decidir es quién ocupará qué espacio.

Insiste Isabel Muñoz, la anfitriona, en que dejemos claro que, aunque ella pone el local, su emblemático estudio en una antigua fábrica de pinturas, la fotografía que vamos a tomar para que se convierta en la portada de Descubrir el Arte de abril es un autorretrato.

–¿Y eso cómo se hace?

–Fácil –explica–. Cada una de las once fotógrafas que se han reunido para esta ocasión dispara varias veces por turno con el mando a distancia. De esa manera, finalmente todas han tomado la foto coral, una coreografía creativa donde las modelos se disponen a diferentes alturas y en posturas variadas para la imagen de grupo. Como elemento unificador, su instrumento de trabajo: la cámara.

Sobre estas líneas y arriba, fotografías tomadas por Arturo Arnalte durante la preparación en el estudio de Isabel Muñoz. Arriba, de izquierda a derecha, Alicia Moneva, Patricia Allende, Carmela García (sentada), Isabel Muñoz, Laura Torrado, Pilar Pequeño (sentada) y Marisa González, y, al fondo, de izquierda a derecha, Ouka Leele, Rosa Muñoz, Ana Palacios y Concha Pérez.

Vero, Esther, Borja, asistentes y trabajadores en el estudio de Isabel Muñoz, van desde el objetivo hasta el escenario retocando, ocupando el espacio de alguna de las modelos para ir organizando la composición. Tú aquí, o no mejor allí, sentada, de pie, un peldaño más arriba…

Sobre estas líneas y abajo, fotografías de Arturo Arnalte.

Patricia Allende, Carmela García, Marisa González, Alicia Moneva, Isabel Muñoz, Rosa Muñoz, Ouka Leele, Ana Palacios, Pilar Pequeño, Concha Pérez y Laura Torrado acaban ocupando cada una el sitio que han elegido y Borja pone música para que se suelten los cuerpos y se relajen los semblantes. Los flashes taladran la penumbra decenas de veces hasta que el tiempo se acaba. Varias generaciones de fotógrafas, algunas de las cuales se han conocido en ese mismo momento, han posado juntas para reclamar el reconocimiento que les corresponde a las mujeres que empuñan la cámara en nuestro país ahora y a las que lo vienen haciendo desde que una mujer montara el primer estudio fotográfico en Jaén, allá por 1860. Descubrir el Arte les agradece el esfuerzo que han hecho para estar presentes en ese momento y con ellas quiere rendir tributo a todas las mujeres que rompen moldes en el mundo del arte.

En este amplio dossier que hemos publicado en la revista de abril están presentes muchas más fotógrafas que por distintos motivos no pudieron estar ese día y que queremos mencionar porque, aunque no aparecen en esta foto de “familia”, son parte indispensable de la creación fotográfica en España: Pilar Aymerich, Cristina García Rodero, Marisa Flórez, Colita, Marisa Sentís, Amparo Garrido, Paloma Navares, Montserrat Soto, Alicia Martín y María José Gómez Redondo, entre otras.

Fotografás de Alicia Moneva:

Además, también rendimos un tributo y reivindicamos el gran trabajo que hicieron mujeres de generaciones anteriores y que apenas empiezan a conocerse. Empezamos con un artículo dedicado a la pionera en España, la primera que se dedicó profesionalmente a esto de tomar fotografías y que abrió un estudio en Jaén en 1860, la almeriense Amalia López Cabrera. En el siguiente, ofrecemos un recorrido por una generación de reporteras españolas de los años treinta (Enriqueta González Martín, Amparo de Usa, Sofía Grande o Carmen Vidal), cuyo trabajo se ha perdido casi en su totalidad, Gerda Taro, Kati Horna y Tina Modotti, que cubrieron los combates y la vida bajo las bombas durante la Guerra Civil española. Y, por último, recordamos a Savina Muchart (la primera periodista gráfica que publicó una instantánea de la guerra del Rif), Carme García Padrosa, Milagros Caturla, Anaïs Napoleón, Joana Biarnés, Mireia Sentís, Marga Clark, Ana Müller o Queca Campillo…

Fotografías de Marisa González:

En conclusión, tras años de aislamiento y falta de aceptación y empatía por parte del sector artístico, en las últimas décadas hemos asistido al auge y la plena integración del lenguaje fotográfico con respecto a los demás medios de expresión artística y, en particular en lo que se refiera a ellas, el número de fotógrafas ha crecido en cantidad y calidad de manera exponencial. Y eso sí, “son todas las que están…, pero no están todas las que son”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top