La educación como factor esencial para el progreso y el bienestar

6.jpg

Una exposición en la Institución Libre de Enseñanza (Madrid) recrea las realizaciones del Instituto-Escuela, una institución esencial del proyecto de modernización de la sociedad española a través de la educación, la ciencia y la cultura anterior a 1936, y plantea cómo la reflexión sobre aquella experiencia puede ayudarnos a afrontar los retos de nuestro tiempo. Hasta el 1 de marzo

Laboratorios de la nueva educación. En el centenario del Instituto-Escuela, exposición organizada por la Fundación Francisco Giner de los Ríos-Institución Libre de Enseñanza, Acción Cultural Española (AC/E) y la Residencia de Estudiantes, con la colaboración del Ministerio de Educación y Formación Profesional y la participación de la Fundación Estudio, quiere dar a conocer a la sociedad actual un momento crucial en el proceso de transformación en que estaba empeñada la sociedad española en las primeras décadas del siglo xx, y reflexionar en torno a las lecciones que, para hacer frente a los retos de hoy, pueden extraerse de aquel proyecto modernizador. La apuesta por la educación como factor esencial para el progreso y el bienestar de las sociedades contemporáneas es hoy una preocupación ampliamente compartida. La exposición muestra los problemas a los que hizo frente el proyecto del Instituto-Escuela, y las soluciones que impulsó, desde la perspectiva de la sociedad actual y de la necesidad de cambio de la educación en nuestros días.

Sobre estas líneas, clase del Instituto-Escuela en la Sección Hipódromo, 1933. Fotografía reproducida en la revista Crónica, 29 de enero de 1933. Archivo General de la Administración, Ministerio de Cultura y Deporte, Alcalá de Henares. Arriba, alumnos del Instituto-Escuela trabajando en el taller de carpintería en la sede de Miguel Ángel 8, hacia 1925. Residencia de Estudiantes, Madrid.

El Instituto-Escuela (I-E) de Madrid, creado en 1918 por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, llevó a cabo el más ambicioso proyecto de reforma de la educación pública en las etapas anteriores a la universidad desarrollado hasta entonces en nuestro país, y fue uno de los centros educativos más sobresalientes de la Europa de entreguerras. El I-E es fruto del proyecto, impulsado por la Institución Libre de Enseñanza a partir de 1876, para modernizar la cultura y la sociedad española a través de la educación y de la ciencia, y situar a España al nivel los países más avanzados.

El I-E ensayó nuevos planes y métodos que pudieran aplicarse con carácter general en la educación española, y fue también el centro en el que se formaron los maestros de esa nueva educación. Otros centros experimentales públicos creados en el primer tercio del siglo xx participaron asimismo de este propósito, como el Grupo Escolar Cervantes en Madrid o los I-E de Barcelona, Sevilla, Valencia y Málaga.

Profesores y alumnos del Instituto-Escuela en una visita a la fábrica de metales de Lugones, durante una excursión a Asturias y León, junio de 1926. En el centro, de perfil y con el abrigo en el brazo, Miguel Catalán. Residencia de Estudiantes, Madrid.

Esos “laboratorios” se proponían formar ciudadanos críticos y creativos, capaces de gobernar su vida personal y profesional, poniendo al servicio de ese fin unos espacios, unas prácticas y unos métodos que se fueron desarrollando hasta 1936 y que se interrumpieron con la Guerra Civil, la dictadura franquista y la depuración de la mayor parte de quienes participaron en aquella experiencia. A pesar de ello, muchos siguieron empeñados en recoger este legado, que logró pervivir en diferentes iniciativas en el exilio exterior o en las difíciles condiciones del exilio interior.

La primera sala de la exposición ofrece el relato cronológico de la creación y desarrollo de estos “laboratorios de la nueva educación” y de sus propuestas educativas innovadoras. La segunda sala se organiza temáticamente en torno a cuatro ejes: “una educación integral”, “una escuela diferente”, “el alumno, protagonista” y “un nuevo maestro”, y presenta, en estas cuatro dimensiones, los principios, métodos y prácticas de la nueva educación, así como el diálogo que se puede establecer con la innovación educativa en nuestros días.

Las piezas de la muestra (pinturas, esculturas, documentos, fotografías, filmaciones de época, cartas, cuadernos, libros, revistas, manuscritos, etc.) proceden de numerosas instituciones y centros educativos públicos y privados, además de colecciones particulares. Una de las características destacables de esta exposición es la abundante selección de fotos de época que nos muestran en acción en qué consistían aquellos proyectos a través de los edificios y las aulas en los que tenían lugar las clases, de las excursiones y viajes que los alumnos realizaban, los deportes, talleres y otras actividades que desarrollaban, etc. A ellas se suma una atractiva variedad de materiales escolares, como las fichas que preparaban los profesores para sus clases o los cuadernos de trabajo que elaboraban a lo largo del curso los estudiantes, varios de ellos relevantes creadores o científicos en el futuro.

Alumnas del Instituto-Escuela de viaje a Barcelona, años veinte. Residencia de Estudiantes, Madrid. Residencia de Estudiantes, Madrid.

También se muestran numerosos materiales audiovisuales, tanto de época como modernos, muchos de ellos creados especialmente para la exposición. Se exhibe además una nutrida colección de obra plástica de autores de la modernidad y las vanguardias históricas como Regoyos, Picasso, Torres García, Barradas, Alberto Sánchez, Benjamín Palencia, Maruja Mallo, García Lorca, Bores, Alberti, Moreno Villa o Ángel Ferrant, que dialogan con artistas actuales como Darío Villalba, Eduardo Arroyo, Blanca Muñoz, Emilia Azcárate, Antonio Ballester o Chema Madoz.

En la actualidad, la Institución Libre de Enseñanza sigue trabajando por esos mismos objetivos de modernización con programas como el máster de formación de profesores organizado por la Universidad Carlos III de Madrid, la Institución y la Fundación Estudio, cuyo título, Laboratorio de la nueva educación, alude a las ideas y a las prácticas presentes en esta exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top