“Quiero ser artista, no musa”

Aurelia-Navarro-desnudo-1.jpg

El 30 de marzo se tendría que haber inaugurado una exposición en el Museo del Prado, comisariada por Carlos G. Navarro, que pormenoriza la situación en la que se encontraban las artistas desde el reinado de Isabel II hasta el final de la era alfonsina. Un conjunto de obras que han abandonado los almacenes para ser mostradas ahora en las salas de la pinacoteca nacional. El director de este museo, Miguel Falomir, habla en un vídeo sobre esta muestra y ofrecemos un pequeño extracto del artículo que hemos publicado en la revista de abril (en quioscos)

La historia de las mujeres ha sido otra muy diferente a la de los hombres: una trayectoria paralela, pero a años luz de distancia. Así se evidencia con una simple mirada atrás a los espacios que ocupaban en la vida cotidiana o a su limitada presencia en los distintos campos del saber científico y estético. En la historia del arte, apenas existen referentes, tan solo es necesario hacer un rápido ejercicio y preguntarse por las grandes maestras del Renacimiento, el Barroco, el Romanticismo o el siglo XIX. En la contestación interna, cada lector podrá darse cuenta del calibre de la cuestión y de la urgencia de dar una respuesta desde el tiempo que nos ha tocado vivir, un momento en el que las mujeres luchan incansablemente por reclamar su lugar en el mundo; donde el feminismo ocupa un lugar protagonista en el cambio político de la hegemonía patriarcal, y en el que el 8 de marzo se ha convertido en un fenómeno global indispensable. En definitiva, una época de oleaje y trasformación radical de la visibilidad de la mujer en todos los espacios vitales. Por eso, es tan importante realizar exposiciones como la que nos concierne u otras llevadas a cabo en la línea programática del Museo del Prado, véase la reciente Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana (Descubrir el Arte, núm. 249, pp. 18-45) o El arte de Clara Peeters, en 2016.

Sobre estás líneas, Miguel Falomir, director del Museo del Prado, habla de los motivos del retraso en la exposición. Arriba, Desnudo, por Aurelia Navarro, 1908, óleo sobre lienzo, 93 x 160 cm, Granada, Palacio de Bibataubín.

Comisariada por Carlos G. Navarro (especialista del Museo del Prado en pintura del siglo XIX), la muestra Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931) hace un esfuerzo por “dar a conocer la situación en la que se encontraron las mujeres artistas desde el reinado de Isabel II hasta el final de la era alfonsina”, desempolvando de sus almacenes obras de mujeres que no suelen estar expuestas en sala y recopilando otras muchas de colecciones privadas e institucionales como Patrimonio Nacional o la Real Academia de San Fernando. El recorrido, estructurado en dos amplios bloques que sitúan a la mujer en la sociedad y en el ámbito artístico legitimado, propone un acercamiento crítico a la ideología del momento articulando el discurso a partir de herramientas proporcionadas por la teoría de género y el feminismo.

Fragmento del texto de Nerea Ubieto publicado en el número 254 de Descubrir el Arte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top