“Calisueñagramas”, un juego virtual para pensar un futuro mejor

El Instituto Cervantes invita a participar en la creación de palabras optimistas a partir de sílabas o letras de voces negativas a través de un proyecto ideado por la artista Noni Lazaga. Hasta el 21 de mayo

El Instituto Cervantes invita a participar en Calisueñagramas, un proyecto que consiste en deconstruir las palabras que nos desasosiegan en estos tiempos de pandemia para crear términos de carácter positivo y optimista con los que afrontar el futuro.

Creado por la artista multidisciplinar Noni Lazaga, doctora en Bellas Artes, este juego virtual colaborativo nos propone imaginar juntos cómo queremos que sean los años venideros. Aunque es difícil sustraerse hoy a los sentimientos pesimistas, sí es posible utilizarlos y transformarlos de cara a tiempos próximos mejores. La idea se inspira en la teoría de la física cuántica de la “retrocausalidad”, de forma que lo que pase en un futuro puede afectar al pasado.

Los participantes eligen palabras que hoy nos causas incertidumbre y preocupación, y extraen de ellas una parte (preferiblemente sílabas, aunque también pueden ser letras sueltas) para construir nuevos términos que definan el futuro inmediato que deseamos. Solo se aceptarán los mensajes optimistas; los negativos o catastrofistas serán eliminados.

Por ejemplo, seleccionando diferentes sílabas de las palabras “pánico”, “incívico”, “confinamiento” y “coronavirus” formaremos “pacífico”. De los vocablos “defunción”, “morir”, “cráneos” y “crítico” crearemos “democrático”. O bien, con letras de las palabras “pandemia”, “Seguridad Social” y “operación” alcanzaremos a formar “paseo”.

Esta acción creativa comenzó el día 7 y concluirá el 21 de mayo. A través de Facebook, cada participante manda su calisueñagrama, que será incluido en un mapa conceptual. Cuando acabe la crisis del covid-19, se editará esa obra conjunta sobre un espacio aéreo, una fotografía de un cielo azul que representa la falta de contaminación posibilitada por el confinamiento.

El proceso participativo puede seguirse en esta página. El proyecto se basa en la iniciativa que llevó a cabo el Instituto Cervantes de Tokio el pasado otoño, en el que se jugaba con los ideogramas japoneses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*