Príncipe Moneo

Justo y tardío, el prestigioso galardón nacional ha llegado a la obra del arquitecto Rafael Moneo superadas las cinco décadas de una trayectoria profesional iniciada al titularse en la Escuela de Madrid en 1961y culminada hace dieciséis años con la obtención en 1996 del premio Pritzker, el único concedido por la Fundación Hyatt hasta el momento a un representante de la arquitectura española. Al recibir el premio norteamericano contaba ya con un conjunto de obras que expresaban el afán esencial de su autor por lograr una arquitectura objetiva, brotada del carácter del emplazamiento y enraizada en la historia de la disciplina y de la cultura de todos los tiempos. Para entonces, el Museo de Arte Romano de Mérida (1982-1986) había asentado definitivamente la fama internacional del arquitecto con un sorprendente experimento proyectual por el que había logrado materializar un imponente espacio basilical de aire romano, cuya escueta composición recordaba más bien la escenografía de un set de cine que la reproducción fiel de un espacio reconstruido de la arquitectura de Roma.

El museo contenía además los gérmenes conceptuales del trabajo posterior del arquitecto navarro. Entre otros, los recursos espacio-temporales y de fragmentación-compacidad, habituales en su obra, y una clara inclinación por obtener la escala y la forma del edificio a partir de la confrontación entre la materia, la construcción y la forma urbana. En Mérida, la relación espacio-tiempo se expresaba intensamente en el impulso que mueve al visitante a avanzar siguiendo el curso de un rosario de espacios museísticos, a la manera de Le Corbusier en el interior de la Villa Savoye. El movido contorno de la cara urbana del museo resultó también un ejemplo inmejorable de aplicación de la táctica de obtener la escala mediante el binomio de fragmentación y compacidad, que preside el trabajo de Moneo y que articuló en Mérida tan cuidadosamente como Berlage en el sugerente troceado de los alzados de la gigantesca Bolsa de Ámsterdam, terminada en 1904. En la raíz del prestigio del museo estuvo, finalmente, la actualización inédita por Moneo de los métodos de construcción a la romana, a base de hormigón encofrado con ladrillo, considerados obsoletos en la época del proyecto, cuando el empleo indiscriminado del hierro y del hormigón, en que había derivado el Movimiento Moderno, parecía aún la opción correcta.

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

Otras dos obras maestras habían precedido al museo de Mérida, la sede de Bankinter en el paseo de La Castellana de Madrid y el Ayuntamiento de Logroño, trazado con la misma austeridad que Poelzig había aplicado en 1929 a su proyecto para la Haus des Rundfunks, la sede de la radio berlinesa. Ambos edificios adelantaban un método de proyecto basado en el diagnóstico de problemas para su tratamiento mediante arquitectura. El sólido conjunto de Bankinter, rojo por el ladrillo visto a la madrileña, nórdico por sus referencias al clasicismo sueco, imperecedero por su vigencia, y revolucionario y docente por la conservación de un antiguo palacete y de su finca en un momento en el que este tipo de edificio decimonónico caía aún bajo la piqueta, se convertiría en un temprano ejemplo del tipo de encargo que recibiría mayoritariamente durante su carrera, consistente sobre todo en ampliaciones complejas de edificios, logradas en su mayor parte por concurso público. Las obras de ampliación manifiestan especialmente el carácter reservado de la arquitectura de Moneo, con pabellones que suele edificar en los testeros del edificio ampliado y a su servicio.

En 1979 el fallo, a favor del proyecto de Moneo, en el concurso para la ampliación del Banco de España en Madrid, había dejado literalmente boquiabierta a la profesión. Había ganado la obra con una solución aparentemente impropia de un arquitecto contemporáneo. Proponía lo que al parecer podría habérsele ocurrido a cualquier persona ajena al entorno de la arquitectura, prolongar la fachada con la misma forma y en el mismo estilo ecléctico que presentaba el edificio del banco desde su terminación en 1891. Seguía, sin embargo, la pauta de Yarnoz, que en 1927 había añadido al banco un cuerpo edificado idéntico al existente. Aunque el comienzo de la obra de ampliación se retrasaría hasta 2001, la lógica radical del proyecto permanecería como prueba del sentido que asigna a su idea de escuchar ‘el rumor del lugar’ y de su falta de interés por seguir las tendencias en arquitectura. Para Moneo “los edificios suponen un nuevo modo de ver la realidad circundante’ y ‘una obra de arquitectura, si tiene éxito, acaba por hacer desaparecer al arquitecto”.

Después del Museo de Mérida vendrían, entre otros, el aeropuerto de San Pablo en Sevilla (1987-1991), la nueva estación de Atocha (1984-1992), ampliada recientemente por él mismo, y el Museo Thyssen-Bornemisza (1989-1992) en Madrid, además de la Fundación Pilar i Joan Miró en Palma de Mallorca (1987-1992) y el edificio L’Illa Diagonal en Barcelona (1987-1993). Fuera de España realizaría el Museo Davis (1989-1993), en Massachusetts, como anejo del Jewett Art Center del arquitecto Paul Rudolph. Dos concursos previos al Pritzker, en Suecia y en Los Ángeles, resultarían relevantes con posterioridad a la concesión del premio. El del museo de Arte Moderno y Arquitectura de Estocolmo (1991-1998) y el de la nueva catedral católica de Nuestra Señora de los Ángeles en California, inaugurada en 2002, el templo más grande de Estados Unidos, el tercero del mundo y el primero del arquitecto navarro, para quien “un espacio sagrado es, hoy en día, aquel en el que las gentes entienden lo que es la tierra.” La catedral norteamericana tendría recientemente una herencia española en la breve y delicada parroquia del barrio donostiarra de Riberas de Loyola (2007-2010).

© Mercedes Peláez.

La concesión del premio Pritzker de Arquitectura dio paso a una etapa repleta de encargos, que mantiene en plena actividad al estudio al anunciarse el Príncipe de Asturias. Entre otros, el Centro Cultural en Don Benito (1995-1997), las ampliaciones del Ayuntamiento de Murcia (1991-1998) y del Museo de El Prado (1998-2007), el auditorio de Barcelona (1986-1999 ), el Kursaal en San Sebastián (1990-1999), la ampliación del Museo de Houston (1992-2000), las bodegas Chivite en Arínzano (1991-2002), la ampliación de la Academia de Artes de Cranbrook en Michigan (1991-2002), la Biblioteca Arenberg de Lovaina (1997-2002), el Archivo General de Navarra en Pamplona (1994-2003), el hospital de O’Donnell (1996-2003) en Madrid, la Fundación José Beulas de Huesca (1999-2004), los laboratorios de la universidad de Harvard (2005-2007), el Museo del Teatro Romano de Cartagena (2000-2008), el Chace Center de la Rhode Island School of Design (2006-2009), la Biblioteca de Deusto en Bilbao (2006-2009) o los laboratorios Novartis en Basilea (2006-2009).

Rafael Moneo es el arquitecto español más galardonado desde que obtuviera la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1992 y el Premio Pritzker cuatro años después. En 2001 recibió el premio Mies van der Rohe por el Kursaal y en 2003 la Medalla de RIBA. Es Académico de Bellas Artes de San Fernando y miembro de las Academias americana, romana y sueca. Doctor Honoris Causa de la Universidad de Navarra, de Lovaina, Estocolmo, Lausana, Venecia, Lima y Chile. En 1970 logró la Cátedra de Elementos de Composición en Barcelona y en 1980 se hizo cargo de la Cátedra de Composición en Madrid hasta que en 1985 fue nombrado Decano de la Escuela de Diseño de Harvard. Desde su participación en el consejo de redacción de la revista Arquitecturas Bis (1974-1985), el campo editorial ha ofrecido a Moneo, en igual medida que las aulas, la posibilidad de difundir su idea de arquitectura. Dos libros son especialmente significativos, Inquietud teórica y estrategia proyectual en la obra de ocho arquitectos contemporáneos (Barcelona, 2004), y Apuntes sobre 21 obras (Barcelona, 2010), sobre sus propios edificios.

Para Moneo la idea de arquitectura se desvanece si falta la urdimbre sobre la cual se borda. La idea se sustenta en las normas de un oficio riguroso y complejo, heredado y anónimo, que conoce por reflexión y domina por experiencia. La urdimbre, la trama el sitio, entretejiendo condiciones de acceso y recorrido, de luz, de materiales y de formas preexistentes. El arquitecto español sabe leerlas con sagacidad y dejarse conducir disciplinadamente por ellas en los laberintos especulativos que anteceden a la definición final de la obra. Cuando ésta se logra de esta manera, resulta inequívoca y natural. Semejante método determina una lógica compositiva ajena a otros profesionales, que sella un pacto de concordancia entre arquitectura y lugar, más allá del nombre de su autor, de tendencias estilísticas y del tiempo. Éste parece haber celebrado el calendario particular del arquitecto al ser anunciada la concesión del premio Príncipe de Asturias de las Artes en la mañana del 9 de mayo, día en que Rafael Moneo ha cumplido 75 años de edad. Una conmemoración, la del tiempo, en arquitectura y en la obra del maestro galardonado, que coincide con el inicio de este blog que lleva por título, precisamente, el de ARQUITECTURAslow.

PARA SEGUIR LEYENDO CON Descubrir el Arte:

– Capitel, Antón. Rafael Moneo. Colección de libros Arquitectos Pritzker/Descubrir el Arte. In Focus Travel S.L.U./Unidad Editorial Revistas S.L.U. Madrid, 2010.

– Domínguez Uceta, Enrique. Entrevista a Rafael Moneo: “Me inicié en la arquitectura desde la pintura” Descubrir el Arte, nº 142. Diciembre de 2010.

– Domínguez Uceta, Enrique y Peláez, Mercedes. Arquitectos para el siglo XXI: Rafael Moneo, eslabones lejanos. Descubrir el Arte, nº 100, junio de 2007.

– Laborda Ineva, José. Rafael Moneo, huellas en España. Descubrir el Arte, nº 100. Junio de 2007.

– Laborda Ineva, José. Entrevista a Rafael Moneo: “La arquitectura es para mí un modo de estar en el mundo”. Descubrir el Arte, nº 100. Junio de 2007.

Mercedes PELÁEZ

10 thoughts on “Príncipe Moneo”

  1. escort girls paris dice:

    Hola, me encanta tu blog http://www.descubrirelarte.es. ¿Hay algo que pueda hacer para recibir actualizaciones, como una suscripción o cosa alguna? Lo siento que no estoy familiarizado con RSS?

    1. ARQUITECTURAslow dice:

      Muchas gracias por su amable comentario. Descubrir el Arte anuncia en Twitter y Facebook los artículos publicados en la versión digital de la revista…

  2. escorts emirates dice:

    Ciertamente se podría ver su entusiasmo en el trabajo que usted escribe en http://www.descubrirelarte.es. El mundo espera aún más apasionados escritores como usted, que no tienen miedo de decir lo que creen. Siempre sigue a tu corazón.

    1. aslw dice:

      ¡Qué responsabilidad tan alta para ARQUITECTURAslow…! Muchas gracias por su comentario, escorts emirates.

  3. Clara Maestre dice:

    Felicidades a la editorial por la creación de este nuevo blog sobre arquitectura. A su autora, Mercedes Peláez, enhorabuena por tan brillante comienzo. Esperamos con ilusión el siguiente artículo.

    1. aslw dice:

      Muchísimas gracias, Clara Maestre. ARQUITECTURAslow intentará no defraudar…

  4. Marijke van Dijk dice:

    Sólo podemos dar la bienvenida a blogs tan interesantes en esta época tan carente de ideas.
    Mis felicitaciones a la autora y a la editorial. Seguiremos ArquitecturaSlow con entusiasmo.

    1. ARQUITECTURAslow dice:

      Gracias, Marijke. ARQUITECTURAslow intentará estar a la altura de sus expectativas.

  5. Rubi dice:

    Excelente articulo sobre la obra del arquitecto y maestro. No es habitual encontrar en estas crónicas laudatorias la erudición y buen criterio que trasmite, entre lineas, su lectura con detenimiento. Denota la maestria de su autora.

    1. ARQUITECTURAslow dice:

      Muchas gracias, Rubi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*