Golucho: una mirada dura y cargada de expresividad

en-la-habitacion-verde-_-golucho-15602.jpg

Una antológica en el MEAM de Barcelona revisa la obra desde 1998 hasta la actualidad del pintor, y uno de los principales representantes españoles del Nuevo Realismo. Cofundador del grupo “La gallina ciega”, su trabajo refleja sin concesiones una cruda realidad que a su vez destila una gran humanidad. Hasta el 12 de abril

El pintor Miguel Angel Mayo, “Golucho” (Madrid, 1949) abandonó España en 1964 rumbo a París, donde vivió de primera mano todos los acontecimientos políticos y sociales que tuvieron lugar en esa época y convivió con la bohemía artística.

María Antonia, ensayo sobre el alzheimer. Arriba, En la habitación verde.

Maríantonia, ensayo sobre el alzheimer, enero de 2009, lápiz. Arriba, En la habitación verde, primavera de 2012, óleo sobre tabla. Todas las imágenes, cortesía del MEAM.

De regreso a España en 1969, inició un camino de investigación en su trabajo, las posibilidades expresivas de la pintura dentro del realismo hasta alcanzar en los años noventa un lenguaje personal, inclasificable y de una personalidad extraordinaria. Artista inconformista, sus pinturas destacan por la profundidad y expresividad de los personajes que parece como si cobrasen vida propia a través de sus pinturas.

Alma en el estudio.

Alma en el estudio, verano de 1999, óleo sobre tabla.

Golucho es cofundador del grupo La gallina ciega junto a artistas como Antonio López, Noe Serrano, José María Serrano, Roberto Manzano o Dino Valls cuyo objetivo es “mostrar y hacer evidente el arte actual de verdadera calidad, desde criterios propios de independencia intelectual y pensamiento comprometido, fundamentado y objetivable”. Este proyecto está realizado íntegramente por artistas “que persiguen aglutinar obras de alto nivel con nuevos planteamientos, sirviendo como vehículo para estos fines las exposiciones, publicaciones, jornadas culturales de debate y, en último término, la materialización de espacios expositivos idóneos para la exhibición permanente del arte contemporáneo”.

La soledad del límite.

La soledad del límite (detalle), verano de 2006, lápiz y aguada.

La antológica que ha inaugurado el MEAM muestra unos 50 cuadros que el artista ha realizado desde 1998 hasta la actualidad, unas obras que dejan traslucir la “rotunda actualidad de los cánones estéticos de un pintor de rabiosa personalidad como es Golucho”, comenta . Un pintor que destaca porque refleja “sin concesiones una cruda realidad, cargada de humanidad y fuerza expresiva”. Y es que el espectador frente a los cuadros del artista se siente sobrecogido porque los rostros que le miran dejan traslucir el alma del retratado y en muchos casos marcados por el dolor de la existencia.

Rojo.

Rojo IV, otoño de 2008, óleo sobre tabla.

En definitiva, Golucho pinta figuras que basculan entre lo delicado y lo sórdido, retratos que muestran a las personas y su entorno cotidiano.

Luminita, otoño de 2008, óleo sobre tabla.

Luminita, otoño de 2008, óleo sobre tabla.

 

 

One Reply to “Golucho: una mirada dura y cargada de expresividad”

  1. Miguel Vivo dice:

    Espero tener el placer de conocerte algún día en persona . Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top