La Hermandad de la Macarena recupera su historia

20170214_1332_4261.jpg

Tras ocho meses de trabajo de restauración llevado a cabo por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), dos libros de reglas de esta hermandad sevillana, fechados entre 1595 y 1720, han sido rescatados de nuevo para el Patrimonio histórico y artístico de Andalucía

Con la restauración que se ha llevado a cabo de los libros La Regla de la Cofradía de Santa María de la Esperanza de 1595 y la Regla de la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y Santísimo Cristo de la Sentencia de 1720, se ha recuperado parte de la historia de esta institución tan enraizada en la ciudad y en la historia sevillana. Rosa Aguilar, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, ha destacado la importancia de que  “la hermandad dé pasos adelante para preservar su excepcional patrimonio, del que disfrutamos todos y que a todos nos hace sentir y vivir emociones diferentes”.

Ilustraciones de las vírgenes titulares de la cofradía de la Regla de la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y Santísimo Cristo de la Sentencia, 1720. Arriba, Rosa Aguilar, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, junto a Manuel García García, hermano mayor de la Hermandad de la Macarena, y uno de los restauradores del equipo del IAPH.

El estado de conservación de estos volúmenes hacía necesaria una actuación de conservación y restauración y teniendo en cuenta la complejidad de los materiales y técnicas de fabricación, la hermandad decidió que fuese el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) quien llevase a cabo el proceso. Un trabajo que ha durado ocho meses y una inversión de 11.975 euros, que ha corrido a cargo de la hermandad sevillana.

La Regla de la Cofradía de Santa María de la Esperanza, fechada el 24 de noviembre de 1595, constituye el documento probatorio de la fundación de la hermandad en el siglo XVI, realizada a iniciativa de fray Bernardo de la Cruz, tras la llegada de la orden de San Basilio a la ciudad en 1593 bajo el auspicio del comerciante griego afincado en Sevilla Nicolás Griego Triarchi. Con encuadernación en piel color habana y decoraciones doradas, la disposición simétrica de los motivos ornamentales y la presencia del abanico determinan su estilo a medio camino entre el Renacimiento y el barroco. Contiene 40 folios de papel de fabricación artesanal manuscrito por ambas caras. Sus folios finales se reservan para los trámites de aprobación por el arzobispado de Sevilla a través del provisor y vicario general Íñigo de Leziñana y el notario Gómez Álvarez Hinojosa, otorgando legalidad al manuscrito.

El segundo ejemplar es la Regla de la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y Santísimo Cristo de la Sentencia, fechada en Sevilla el 1 de enero de 1720, confeccionado en piel con decoración de abanico dorada en ambas tapas, típica del barroco. Contiene 28 folios de pergamino manuscritos por ambas caras y en el centro, las imágenes titulares de la cofradía enfrentadas e iluminadas a toda página. Refleja una nueva etapa de la corporación tras un periodo de estancamiento que coincide con la decadencia de Sevilla tras el traslado a Cádiz de la sede de la Casa de Contratación de Indias.

Regla de la Cofradía de Santa María de la Esperanza, 24 de noviembre de 1595, después de su restauración.

La historia material de ambos documentos permite conocer las líneas fundamentales de la vida de esta corporación tan vinculada al barrio de la Macarena a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Como fuente jurídico-normativa del gobierno y administración de la cofradía, el primer libro contiene los estatutos que rigieron su funcionamiento en los primeros años, permitiendo conocer la trayectoria vital de la hermandad en las sucesivas ampliaciones de la Regla en 1624 y 1654, cuando se estrena como hermandad procesional en Sevilla y cambia su sede del colegio de San Basilio por la iglesia de San Gil. El segundo documento permite conocer la adquisición de la imagen del Señor de la Sentencia y se renuevan las anteriores Reglas en un claro intento de sustituir las normas fundacionales para adecuarse a los nuevos tiempos y formas de concebir la religiosidad, aunque carecen de los elementos de validación de su antecesora.

Interior del libro la Regla de 1595.

Los trabajos ejecutados en la Regla de 1595 han consistido en el desmontaje de la encuadernación y los folios, limpieza mecánica superficial y lavado, reintegración mecánica del soporte y cosido replicando la costura original. Se adhirió una piel nueva a las tapas y se restituyeron los broches de cierre a partir de los restos conservados. En la Regla de 1720, la limpieza ha sido mecánica y en húmedo con disolventes al tratarse de pergamino. Se ha consolidado el pliegue de los cuadernillos y reintegrado las perforaciones de la costura mediante la aplicación de tiras de papel japonés. Finalmente, se ha realizado una reintegración cromática puntual con acuarela y se ha aplicado una protección. Los trabajos para intervenir la encuadernación han sido los mismos que en el volumen de 1595, con las salvedades que conlleva la variaciones de su estado de conservación. Para una mejor preservación, se han fabricado unas cajas de conservación a medida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*