Libros Amigos, el festival navideño organizado por y para niños

Libros-Amigos-LCE_1.jpg

La Casa Encendida presenta el 27, 28 y 29 de diciembre la cuarta edición de esta cita con el arte y la creación dirigida al público infantil. Este año hay una gran novedad: son los propios niños y niñas quienes han tomado la palabra y han decidido cómo quieren que sea su festival y, además, se han encargado de la idenidad gráfica y han creado una nueva tipografía: Amiga

Con el objetivo de desmontar los roles tradicionales de organizador y espectador, los más pequeños –acompañados por un grupo de creadores formado por Isidoro Valcárcel Medina, Paloma Calle, Cristina Garrido y Marian Garrido– han imaginado lo que ocurrirá esta Navidad en La Casa Encendida. Y de ese proceso han surgido, claro, un montón de ideas.

Entrar con una contraseña en un micromundo infantil, colocar una cascada de agua caliente con fideos gigantes, llenar La Casa Encendida de tubos y toboganes que conecten los espacios, meter un tornado que no sea peligroso, instalar una piscina de perritos, una sala donde se pueda volar como en el espacio o un dispositivo para que el Patio de La Casa Encendida cambie de olor y huela a menta o pizza, son algunas de ellas. También han barajado propuestas como talleres para crear mochilas voladoras o aviones de papel gigantes para volar sobre ellos o encuentros para crear una máquina del tiempo para teletransportarse o una nave espacial de cartón.

Estas propuestas, desarrolladas por niños y niñas de 6 a 12 años, se sometieron a una votación popular infantil a través de las urnas distribuidas por La Casa Encendida en el mes de octubre. La propuesta ganadora, crear en La Casa Encendida una isla hawaiana con un volcán donde tendrán lugar algunas de las actividades más votadas como un taller de ‘just dance’, se materializará en el festival que tendrá lugar los días 27, 28 y 29 de diciembre en La Casa Encendida. Este año el festival busca simular los libros infantiles Elige tu propia aventura, donde los menores tendrán que iniciarse, además, en la búsqueda de un tesoro.

Además, muy importante, los niños y niñas han diseñado un protocolo de comportamiento que incluye normas como que padres y madres tengan que dejar el móvil para poder acceder al festival, hagan caca antes de entrar o se pongan una peluca o un antifaz para divertirse mucho. Entre la batería de reglas de la normativa para adultos se encuentran ideas como no utilizar dinero, no usar la cámara del móvil ni los auriculares, hacer un garabato antes de entrar, prometer no fumar o que en el festival se vendan discos de The Beatles.

Entre las propuestas que los menores han puesto sobre la mesa se encuentra también la instalación de una guardería para adultos, donde los niños y niñas podrían, si así lo desean, dejar a sus padres descansando en un recinto seguro mientras ellos disfrutan de las actividades.

De toda la programación propuesta –un taller para aprender a cuidar, una televisión que muestre animales naciendo o un teatro que explique cómo funciona el fuego- se llevarán a cabo las actividades más votadas. El listado completo de propuestas podrá consultarse, durante el festival, en las paredes de La Casa Encendida.

Los niños y niñas no se han encargado únicamente de diseñar la programación. El público infantil, relegado de forma habitual a un papel de consumidor pasivo de cultura, se ha encargado en esta ocasión de realizar la identidad gráfica del festival. Amiga, la tipografía original creada para el festival, se podrá descargar de forma gratuita en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top