Museo Real de BB AA de Amberes (KMSKA): mucho más que los Maestros Flamencos

Gevel_Nacht_cKarinBorghouts.jpg

La enorme cantidad y exquisita calidad de la colección del recientemente reinaugurado KMSKA coloca a esta pinacoteca y a la ciudad de Amberes entre las más destacadas del panorama internacional. El mayor museo de Flandes exhibe ya las obras maestras de Rubens, Jan van Eyck, Anton van Dyck, Memling, Ensor o Wouters, entre otros grandes artistas, en un edifico bellamente restaurado que protagoniza el Dossier del nº 285 (noviembre) de Descubrir el Arte con la colaboración de Turismo de Flandes

Pocas pinacotecas pueden presumir de una colección de arte flamenco tan excepcional como la del Museo Real de Bellas Artes de Amberes (KMSKA). El conjunto de obras maestras que alberga de artistas de la talla de Rubens, Van Dyck, Jordaens y sus contemporáneos ha vuelto a situar a la ciudad belga a la altura de los museos más destacados del mundo. Y no solo eso, puesto que el arte de los siglos XIX y la primera mitad del XX también cuentan con una interesante representación: la colección más grande e importante que existe de James Ensor y Rik Wouters.

El nuevo Museo Real de Bellas Artes de Amberes (KMSKA) representa dos mundos en uno. Más arriba, fachada exterior de recinto museístico. © Karin Borghouts. VISITFLANDERS

Arquitectura para dos mundos

El KMKSA cerró sus puertas en 2011 para someterse a una renovación integral según lo establecido en un plan maestro específico. La considerable inversión del gobierno de Flandes ha permitido al museo reclamar el lugar que le corresponde entre los principales museos europeos. La renovación del antiguo edificio decimonónico, cuyas fachadas habían adquirido una tonalidad gris y los mosaicos habían perdido su esplendor, ha hecho que las obras maestras se expongan ahora en el marco incomparable que merecen. 

Fachada exterior principal del Museo Real de Bellas Artes de Amberes (KMSKA). © Karin Borghouts. VISITFLANDERS.

Concebido como un museo a la luz del día, ventanas y claraboyas aportan claridad a las galerías originales, mientras que el nuevo espacio cuenta con 198 lucernarios. La luz es lo que une las dos partes de la pinacoteca. De este modo, el concepto arquitectónico diseñado por KAAN Architecten lleva al visitante a efectuar un recorrido a través de dos mundos conectados por un solo museo; dos museos que contrastan y convergen. Se trata de un recorrido aventurero e impredecible, pero que mantienen en todo momento el equilibrio.

Las importantes obras de remodelación se han diseñado para que el centenario edificio esté preparado, no solo para el presente, sino también para el futuro. Cuatro patios o jardines cerrados del edificio existente se han convertido en nuevos espacios para el disfrute del museo. La asombrosa reconstrucción ha aumentado la superficie de exposición en un cuarenta por ciento. 

El equipo de arquitectos, contratistas y restauradores también trabajó en todas las esculturas y frisos de las fachadas. En  la parte superior de las escaleras de entrada al museo se encuentra el mosaico artístico más grande de Bélgica. El taller de mosaicos Mosaico di Due creó un rompecabezas de 76 m² compuesto por 600.000 piedras siguiendo un diseño de la artista Marie Zolamian.

El mosaico artístico realizado por Zolamian para la parte superior de las escaleras de entrada al museo es el más grande de Bélgica. © Karin Borghouts. VISITFLANDERS.

En lugar de guiarse por la cronología o el estilo en la exposición permanente, al acceder al interior del edificio el visitante debe decidir por dónde empieza: por las salas históricas, donde se exhibe el arte anterior a 1880, o por las nuevas salas blancas, en las que ya se puede disfrutar de James Ensor y toda la colección posterior a 1880.

Del Museo histórico a los nuevos espacios

Los arquitectos originales Winders y Van Dijk concibieron las salas históricas de la planta superior del museo como una sucesión en hilera. Una serie de salas sucesivas con puertas a lo largo de un eje prolongado y continuo ofrece una perspectiva impresionante. KAAN Architects reformó o restauró todos los elementos de carpintería y optó por colores en las paredes que harían justicia a la paleta cromática histórica. El resultado transmite de nuevo una sensación muy del siglo XIX.

La riqueza de los materiales muy tangibles en los vestíbulos históricos configura un hermoso lienzo para los antiguos maestros. Para este trabajo se basaron en una historia como punto de partida: un relato bíblico, histórico, mitológico o acontecimientos del momento. Una a una, las obras reflejan pequeños viajes en el tiempo. Respiran fidelidad natural y belleza ideal. Con estas obras, los artistas tratan de conectar el cielo y la tierra. Aquí los conservadores han clasificado las obras por temas, no por escuela artística o época. Las conexiones entre las obras de arte constituyen la base y las historias que siguen siendo relevantes hoy en día.

Los grandes retablos, por su parte, permanecen en las salas Rubens y Van Dyck, donde forman un todo con los colores de la pared, la madera y los ornamentos dorados de las cornisas. A ambos lados de estas monumentales salas, las obras están dispuestas a lo largo de dos ejes. Uno está reservado a temas de inspiración religiosa, como la Virgen o el Cielo. El otro reúne temas más seculares, con bodegones, paisajes y retratos.

En la sala De Salon se han retomado las presentaciones murales del siglo XIX. En otras salas, como la mencionada de la Virgen, se ha creado un ambiente más tranquilo, con apenas tres obras. Pero también las hay con esculturas, objetos y música. De esa manera, el KMSKA continúa sorprendiendo, ofreciendo perspectivas contemporáneas, aunque sin dejar de remitir al pasado.

Además, en el nuevo museo se han dispuesto algunos gabinetes oscuros e íntimos destinados a la exhibición de las obras más delicadas de la colección. También hay dos salas dedicadas a pequeñas obras escultóricas, incluyendo nuestra colección de terracota y una serie de esculturas posteriores a 1945 y un espacio destinado a obras en papel que cambia periódicamente: delicados dibujos, aguafuertes, grabados y collages que solo pueden exponerse con escasa iluminación durante un breve período de tiempo.

Más que una restauración

Mientras el museo estaba cerrado, se efectuó una revisión crítica de toda su colección. Ahora, tras su reapertura, de las más de 8.400 obras de arte que almacena en sus fondos el KMSKA exhibe 650 piezas que representan el patrimonio artístico de Flandes. Durante los años en que permaneció cerrado, todas estas obras recibieron algún tipo de tratamiento, desde una limpieza hasta una restauración completa. Los visitantes podrán seguir las restauraciones en curso detrás de un panel de cristal.

Así sucedió con la restauración de Cristo con ángeles cantores y  músicos, un tríptico de Hans Memling. Durante un tiempo, el público pudo seguir la restauración en una de las salas del museo. En febrero de 2017, los paneles recibieron la capa final de barniz y el trabajo fue completado. Otras obras importantes en las que trabaja el estudio pertenecen a autores como Antonello di Messina, Rogier van der Weyden, Pieter Bruegel I, Quinten Massijs, Peter Paul Rubens, Jacob Jordaens, Anton van Dyck, Joachim De Beuckelaer y James Ensor.

Y es que el estudio de restauración hace mucho más que restaurar. Gran parte de su trabajo se desarrolla en el ámbito de la “conservación”. Cada año se comprueban cientos de obras (interna y externamente) en términos de calidad o son objeto de  tratamientos menores. Los marcos de las pinturas se tratan o sustituyen, se optimiza el enmarcado y se fortalece la madera deteriorada de los paneles. Las obras que salen del museo en préstamo deben estar en las mejores condiciones. El estudio asegura que las obras pueden transportarse en condiciones óptimas.

No obstante, para no abrumar al visitante con las 650 obras en exhibición, el equipo de conservadores de la pinacoteca ha seleccionado las cien imprescindibles que ofrecen una fascinante inmersión en el universo artístico del centro. Estas obras maestras ofrecen un marco incomparable para comprender el resto de la colección desde otra perspectiva.

James Ensor, uno de los grandes protagonistas

El KMSKA posee la colección más grande y más variada del mundo de James Ensor (1860-1949). Además de contar con casi medio centenar de pinturas, el museo exhibe algunos de sus cuadernos de bocetos, dibujos y grabados. Los lienzos trazan la carrera del pintor belga a través de todos sus experimentos y evolución, mientras que los dibujos y grabados completan la imagen del artista. Su obra, que actúa como un eje en la colección KMSKA entre el arte anterior y posterior a 1880, tiene un ala propia dentro del museo, con dos galerías blancas totalmente nuevas.

En los inicios de su carrera, el joven Ensor buscó su inspiración principalmente en la pintura realista de Gustave Courbet. Pero cuando conoció a los impresionistas empezó a sentir el deseo de imitarles. Era el rumbo que deseaba seguir, pero ¿cómo hacerlo? Él había leído que se trataba de emplear colores puros en lugar de mezclados. De este modo, tomando a su hermana Mitche como modelo, preparó su lienzo de la misma manera que le habían enseñado, con una capa base, pero después hizo algo nuevo: utilizó sus colores sin mezclar. Amarillo cromo, bermellón, azul cobalto y mucho, mucho blanco de plomo. Ensor tituló inicialmente la pieza resultante En la tierra del color, pero ahora conocemos esta pintura centelleante como La comedora de ostras. Pintado en 1882, supuso una ruptura total con sus antiguos interiores oscuros y burgueses.

La comedora de ostras, James Ensor, 1882, KMSKA.

No obstante, aún tardó cuatro años en poder contemplar en persona los lienzos de impresionistas franceses. Fue en el salón de invierno del círculo artístico de vanguardia Les XX (Los veinte), en Bruselas. Allí pudo comparar La comedora de ostras y sus paisajes marinos con las obras de Monet y Renoir. A partir de ahí comenzó a hacer algo totalmente diferente. Adán y Eva expulsados del paraíso (1887) es un fiel reflejo de ello. La técnica es impresionista, pero con unos tonos sin mezclar muy particulares y expresivos en escenas construidas con formas muy inusuales. Para Ensor era el momento del delirio.

Y es que él también disfrutaba siendo provocador, combinando su pasión por la sátira con una visión pesimista de la humanidad. Si a esto se añade el hecho de que la tienda de su madre a menudo estaba llena de máscaras, el resultado es un gran número de cuadros de máscaras. Aunque no fue el único artista de finales del XIX que pintó este motivo como elemento decorativo o como forma enigmática de ocultar la identidad de alguien, en su obra, la máscara revela realmente la verdadera naturaleza de quien la lleva. La intriga (1890) es uno de los mejores ejemplos.

La intriga, James Ensor, 1856, KMSKA.

La comedora de ostras, Adán y Eva expulsados del paraíso y La intriga son tres hitos en la obra de Ensor. Las tres obras se encuentran en el KMSKA. Junto con numerosos bodegones, los interiores burgueses de su primera época y los paisajes marinos de la última, ocupan dos galerías completas. Más allá de los experimentos que realizó a lo largo de su vida, nunca dejó de desarrollar estos géneros pictóricos. Entre las dos galerías hay cuatro espacios más pequeños que muestran otras facetas del artista belga: su gran diversidad; su proceso creativo: la prioridad del proyecto de investigación sobre Ensor del KMSKA y sus obras en papel, expuestas en presentaciones que cambiarán regularmente debido a la sensibilidad de la tinta, el grafito y la tiza a la luz.

Interpretar el arte

¿Cómo se puede garantizar que un público diverso experimente, aprenda y participe en un museo? El Real Museo de Bellas Artes de Amberes está desarrollando un programa personalizado único en el mundo.

El KMSKA traslada activamente al visitante a un viaje de descubrimiento a lo largo de la presentación de la colección. Los visitantes acceden al museo con distintas necesidades, intereses y estilos de aprendizaje y conocimientos, valores y expectativas diversas. Y para que la experiencia sea única para cada uno de ellos, el KMSKA proporciona una gama variada pero coherente de herramientas en cada sala del museo que materializan esta visión y satisfacen las necesidades de los diversos grupos de visitantes: textos de sala y etiquetas; audioguías; visitas guiadas en varios idiomas; recorridos guiados para personas ciegas y con discapacidad visual; varias aplicaciones multimedia; un espacio de experiencia o una serie de actividades para los centros escolares.

Todo ello para conseguir que el visitante mire el museo de otro modo, se inspire, dialogue con la colección y participe en las actividades propuestas. Así nació, por ejemplo, su iniciativa Radio Bart.

Otras actividades: encuentra las diez esculturas

Otra de las actividades más llamativas la ha desarollado el artista y director de ópera Christophe Coppens, quien ha diseñado una serie de esculturas de distintas dimensiones para el KMSKA que forman su propia ruta por el museo. Dirigido especialmente a los más jóvenes, cada detalle va acompañado de una tarea cuyo resultado los participantes pueden anotar en un libro de dibujo. Para el visitante general, los diseños son auténticas instalaciones artísticas que generan un universo alienante.

Una de las esculturas realziadas por Christophe Coppens para una de las actividades del museo. © Karin Borghouts.

Coppens es el hombre perfecto para llevar a cabo esas esculturas, ya que los distintos ámbitos de trabajo que ha practicado durante su prolongada carrera se dan cita en este proyecto. Sus esculturas están hechas para ser tocadas, algunas de ellas incluso se dejarán acariciar. Como director de ópera, también tiene un don para producir un atrezzo multifuncional. Se trata de otra actividad gratuita que no requiere de inscripción.

Variada escenografía

En cualquier caso, el KMSKA ofrece mucho más que su extensa y potente colección. Además del edificio, el interior y la escenografía también determinan la manera en la que los visitantes perciben las obras expuestas y la experiencia que les aporta su visita. Muebles fijos y móviles, fondos y paredes, plan de iluminación, soportes de información, todos forman parte de un conjunto que sabe conectar los dos ambientes del museo: el clásico del siglo XIX y el contemporáneo del siglo XXI. Los diseñadores RDAC & Asli Çiçek han logrado así garantizar la uniformidad, la cohesión y la coherencia.

Todo está conectado: desde las dimensiones de las perforaciones en los muebles hasta los detalles de los acabados en madera, bronce y latón. Todos los elementos tienen su propio carácter, pero por encima de todo, forman una “familia” reconocible para los visitantes en su recorrido por el museo. Además permite que el centro sea flexible y sostenible con la presentación de la colección.

Préstamos y exposiciones

El largo período de cierre ha sido aprovechado por el museo para que las piezas de la colección viajaran lo máximo posible, con un objetivo claro: mantener una gran parte de nuestra colección expuesta al público local (belga) y aumentar la visibilidad de los Maestros Flamencos en el extranjero. Entre 2011 y 2022 se organizaron hasta 39 colaboraciones a largo plazo y 42 a corto plazo con museos asociados en 13 países, con un comisario de KMSKA al frente o desempeñando un papel importante en el concepto y/o la recopilación de la exposición. Además, muchas de sus obras maestras han sido expuestas en grandes exposiciones, siendo uno de los principales atractivos o incluso la imagen de campaña para la exposición. De esta manera, se genera una gran voluntad para el préstamo de las mejores piezas con otros museos.

La aspiración del KMSKA es organizar, al menos, una exposición de gran envergadura cada año y una muestra de verano más pequeña. Por otro lado, el museo realizará un evento paralelo a través de sus Artistas en Residencia (ver información al respecto más abajo). Con la reapertura el 24 de septiembre, se lanzaron dos pequeñas exposiciones que mantienen el enfoque en la colección y el edificio, así como una presentación sobre Michel Seuphor en la sala de impresión de la pinacoteca.

Una de ellas cuenta la historia del ambicioso y complejo proyecto de renovación, desde el concepto hasta la ejecución. Es una forma de introducirse en las mentes de los arquitectos y diseñadores que permite al visitante observar cómo trabajan los restauradores, decoradores, técnicos y estilistas de todo tipo. Cada uno de ellos, profesionales y artesanos, demuestran haberle puesto una imaginación sin límites, ingenio técnico y mucha pasión. A través de un cronograma se pueden apreciar todos los pasos seguidos y comprender en detalle los proyectos más relevantes. Diseños, planos, modelos, documentos, fotos, vídeos y entrevistas que  hacen visible el proceso de renovación, restauración y construcción, además de la interacción entre las distintas disciplinas profesionales. 

Otra de las muestras tiene como protagonista a Ives Maes. Su experiencia fotografiando restos de pabellones y monumentos de las Exposiciones Universales le permite sacar a la luz una historia poco explorada: un gran número de museos en todo el mundo tienen su origen precisamente en la historia de las Exposiciones Universales. Algunos deben su existencia y sus colecciones a las exhibiciones y los beneficios que dejaron dichos certámenes, mientras que otros fueron construidos con previsión unos años antes. Pero la mayoría se construyó como única estructura permanente en el recinto ferial, vislumbrando su futuro como museo.

Esta exposición en el KMSKA se centra en fotografías de esos edificios museísticos. En total, unas 40 instantáneas a gran escala que revelan un cambio social, del imperialismo al colonialismo, de las guerras mundiales a la guerra fría y el declive del modelo de Exposición Universal bajo el mundo globalizado. También reflejan un evidente cambio gradual en los estilos arquitectónicos y diseños de los museos.

Y por otro lado, aprovechando que la familia Berckelaers donó una colección de diseños de arcilla de Michel Seuphor (1901-1999) a la KMSKA el año pasado, el museo exhibe, como se ha mencionado anteriormente, en su sala de impresión la producción artística más importante de este creador en el campo del arte abstracto visual. Seuphor (seudónimo de Fernand-Louis Berckelaers) fue pintor, dibujante, poeta, ensayista, historiador del arte y crítico. Es, sin duda, una de las figuras clave de la escena artística del período de entreguerras y forma parte de una amplia red junto a Fernand Léger, Hans Arp, Jean Cocteau, Sonia Delaunay y Piet Mondriaan. A partir de 1951 comenzó a hacer sus célebres “dibujos vacíos”, dibujos a pluma con líneas rectas horizontales que conforman el núcleo de la exposición, comisariada por Adriaan Gonnissen.

Allegro pizzicato, Michel Seuphor, 1980, una de las donaciones realizadas por la familia Berckelaers al KMSKA. © Karin Borghouts.

De cara al próximo año, el Real Museo de Bellas Artes de Amberes prepara una muestra con unas cincuenta o sesenta pinturas, dibujos y grabados de cabezas y rostros de artistas como Salomon de Bray, Adriaen Brouwer, Joos van Craesbeeck, Gerrit Dou, Willem Drost, Anton van Dyck, Govert Flinck, Pieter de Grebber, Frans Hals, Jacob Jordaens, Judith Leyster, Jan Lievens, Frans van Mieris, Rembrandt, Peter Paul Rubens, Michael Sweerts, Johannes Vermeer o Thomas Willeboirts Bosschaert. Será la primera exposición sobre este tema y supondrá la continuación del estudio de Nico Van Hout sobre los tronies de Rubens para el Corpus Rubenianum Ludwig Burchard.

Además, el centro está trabajando ya en una muestra sobre la relación de Ensor con el impresionismo y el desarrollo de un lenguaje visual grotesco y salvaje para 2024 y en otra acerca del fenómeno La Section d’Or y la influencia de Archipenko y Donas en el desarrollo de un nuevo cubismo programada para 2025.

Artistas en residencia

¿Cuál es la influencia de maestros como Rubens, Van Eyck, Fouquet, Ensor, Magritte o Memling en los artistas contemporáneos? Con el programa Artistas en Residencia, hasta un total de veintidós creadores, grupos y colectivos se sumergirán en la colección del museo durante cinco años. Con palabras, música, imágenes, actuaciones, etc., están desempeñando un papel esencial tras la reapertura del museo. A continuación, trazamos un breve perfil de estos artistas.

ADMIRAL FREEBEE es un cantautor fascinado por James Ensor. Su verdadero nombre es Tom Van Laere y a veces recibe el apelativo del “Neil  Young” belga. ¿Quieres saber cómo interpreta  musicalmente su “Cerebro de Einstein” la colección del KMSKA?

Admiral Freebee ©Fille Roelants.

BAD VAN MARIE interpreta teatro de experiencias visuales. Matthias Meersman y Peter Boelens  comparten la dirección artística. A ambos les  gusta hacer pensar a su público: sobre sí mismo y sobre la sociedad. Ahora Bad van Marie se sumerge en la colección del KMSKA.

Bad van Marie © MORREC.

BENJAMIN VERDONCK es actor, productor teatral, escritor, artista visual, intérprete. Lleva el arte al  espacio público y a una amplia audiencia. Desde un gigantesco nido de pájaros en una plaza de la ciudad hasta el museo.

Benjamin Verdonck © Fille Roelants.

BERNARD DEWULF es poeta, columnista, periodista y dramaturgo. Ya ha escrito varias colecciones de ensayos sobre pintura. Experimenta el arte como una parte inseparable  de su existencia. Dewulf fue poeta de la ciudad de Amberes en 2012 y 2013. Murió en 2021, pero su legado sigue muy vivo.

Bernard Dewulf © MORREC.

DIMITRI LEUE es un actor y escritor flamenco de televisión y teatro. Es conocido por sus profundas reflexiones sobre el arte, la literatura, la sociedad, las cuestiones psicosociales, el medio ambiente, etc. y por utilizar este material de forma creativa.

Dimitri Leue © MORREC.

TERCETO DE CUERDA GOEYVAERTS con Kris Matthynssens en viola, Fedra Coppens en violín y Pieter Stas en violonchelo. Interpretan composiciones modernas y contemporáneas… sobre  todo cuando están inspiradas en los Maestros Flamencos.

Goeyvaerts Strijktrio © Fille Roelants.

HET ZESDE METAAL es una banda que combina letras ágiles y poéticas en su dialecto flamenco occidental con un sonido único. Su EP Meesters se inspiró en seis obras maestras de la colección. En 2019 interpretaron sus nuevas canciones en tres exitosos conciertos con entradas agotadas en el lugar de los trabajos de construcción del KMSKA.

Het Zesde Metaal © MORREC

IKRAAAN se describe a sí misma como una cómica y una directora que encarna todo el dolor, la alegría, lo bueno y lo malo del hombre, y traduce estos sentimientos en música. Su dulce voz combinada con palabras pegadizas conmueven a su público. Música hipnotizante sobre el  dolor de ser fundamentalmente diferente.

IKRAAAN © MORREC.

IRIS BOUCHE entiende el arte de reunir el movimiento de lo cotidiano en una coreografía fascinante. También investiga cómo los bailarines atípicos pueden jugar un papel en el panorama de la danza contemporánea. Su proyecto Isomo en el KMSKA es un buen ejemplo de ello.

Iris Bouche Bouche © Fille Roelants.

JAOUAD ALLOUL no se puede encasillar, afortunadamente. Canta, baila, actúa, interviene, lucha (no necesariamente en este orden). Pero haga lo que haga, su misión es siempre la misma: conectar a las personas a través del diálogo y el arte. Y desde luego que lo consigue.

Jaouad Alloul © MORREC.

JOFFREY ANANE es bailarín, coreógrafo y actor. Forma parte del colectivo artístico Osei Bantu y crea su propio espectáculo cómico y serie web con el título Afro Belg. Joffrey también trabaja en conexión con artistas de todo el mundo. ¿Su  misión? Unir a las personas y el arte.

Joffrey Anane © Fille Roelants.

OLTREMONTANO ANTWERP es un histórico conjunto de viento que explora la historia de  los instrumentos del viento y da vida al patrimonio musical olvidado. Crearon una banda sonora  para el tríptico de Hans Memling, Cristo con ángeles cantores y músicos. En colaboración con el Centro para la Construcción de Instrumentos Musicales de la ciudad flamenca de Puurs, creó copias de los instrumentos representados.

Oltremontano Antwerpen © MORREC.

PEEPING TOM es un colectivo internacional de teatro de danza formado por los coreógrafos Gabriela Carriza y Franck Chartier. Crean universos mágicos donde el realismo y el surrealismo se unen en una mezcla de danza, teatro y música. Peeping Tom desdibuja los límites.

Peeping Tom © MORREC.

ROBIN VERHEYEN es un compositor y saxofonista belga de jazz que vive en Estados Unidos. Habitualmente comparte escenario con leyendas del jazz y fundó TaxiWars junto a Tom Barman. Verheyen conecta viejas y nuevas influencias musicales y ahora también el arte visual con música.

Robin Verheyen © MORREC.

SARAH CARLIER es cantautora. Escribió sus primeras canciones cuando tenía dieciséis años. Su estilo puede describirse como una delicada mezcla de folk, pop y soul, abierta a influencias de la música internacional. Posee una voz cálida y cautivadora, encapsulada en un ritmo luminoso. Además de su guitarra, Sarah descubrió recientemente otros instrumentos y nuevas  formas electrónicas de interpretar música.

Sarah Carlier © Fille Roelants.

SCHERZI MUSICALI acumula más de diez años de experiencia. El conjunto belga es un nombre muy conocido en el mundo de la música antigua. El placer de interpretar y la investigación previa van de la mano a medida que los músicos (re)descubren el repertorio de los siglos XVII y XVIII. Tanto obras desconocidas como piezas populares son objeto de un proceso de reflexión para crear la interpretación más precisa del estilo musical.

Scherzi Musicale.

STEF KAMIL CARLENS puede describirse brevemente con el adjetivo multidisciplinar. Es un artista visual, cantante, músico, compositor y productor que combina todos sus talentos cuando actúa con su banda, el Grupo Zita Swoon.

Stef Kamil Carlens © MORREC.

STUFF es un conjunto de vanguardia que se describe a sí mismo como “un grupo de jazz-fusión-beat  de Gentwerp con cinco Power Rangers actuando en los papeles principales”. Para las ilustraciones de su último álbum, eligieron Composición de Guy Vandenbranden, una obra de arte de la colección KMSKA.

Stuff.

THEATER STAP crea espectáculos que se centran en personas con discapacidades mentales. La autenticidad de los artistas es siempre primordial. Marc Bryssinck es el director artístico.

Theater Stap (c) Jelle Dreesen.

TOM VAN DYCK es actor, guionista, director y  productor. ¿Qué obras de la colección KMSKA desencadenan su creatividad? ¿Quizá las obras de su homónimo -y quién sabe, su pariente lejano- Anton van Dyck?

Tom Van Dyck (c) Jesse Willems.

TUTTI FRATELLI es un taller social-artístico fundado por Reinhilde Decleir en 2007. Artistas y grupos desfavorecidos aúnan esfuerzos para crear espectáculos. Siempre parten de su imaginación, de las palabras y del intérprete.

Tutti Fratelli © MORREC.

VOETVOLK –traducido como soldados de a pie– es una compañía de danza y teatral reconocida internacionalmente. La coreógrafa y bailarina Lisbeth Gruwez y el compositor y músico Maarten Van Cauwenberghe utilizan sus actuaciones para investigar cómo los movimientos corporales responden a diversas formas de éxtasis.

Voetvolk © Fille Roelants.

Proyectos de investigación: de Ensor a Rubens

Numerosos mitos rodean la obra del célebre y ya mencionado James Ensor. El Proyecto de Investigación Ensor investiga cómo este autor comenzó cada obra y el significado que quería comunicar con cada una de ellas. Los investigadores exploran para ello en los archivos de la colección en busca de textos escritos por Ensor, que era un apasionado de las cartas, las postales, los discursos y otros textos públicos. Son materiales que, en conjunto, ayudan a entender las opiniones artísticas y sociales de Ensor. Otra parte del proyecto de investigación se sumerge literalmente en las capas de pintura con técnicas de imagen especializadas como infrarrojos, rayos X y diversas técnicas de fluorescencia. Cada método destaca una faceta diferente del proceso de creación. Un proceso concreto revela los pigmentos utilizados, mientras que otro expone la firma. Cada cuadro de la colección se examina de esta manera y cada restauración proporciona abundante información. 

Y es que la historia del arte es el pilar en el que se basa la investigación. Los especialistas analizaron los motivos visuales y el estilo de Ensor y los compararon con los de sus contemporáneos y predecesores. Saber cómo reaccionaron los críticos, los compañeros y el público que siguió la obra de Ensor da muchas pistas sobre la época en la que vivió y el lugar que ocupó como creador y también como ciudadano.

Otro de los proyectos de investigación potentes desarrollados por el KMSKA tiene al maestro flamenco Rubens en su epicentro. Lanzado en 2007 con el apoyo financiero de The Getty Foundation (Los Ángeles), el proyecto somete a la colección Rubens del museo a un exhaustivo estudio científico. Los análisis fotográficos y de materiales proporcionan información sobre la técnica de pintura y el estilo del artista y del personal de su estudio, ofreciendo una imagen más precisa del proceso de diseño creativo y de la fecha de creación de las obras. Además, el estudio del archivo explora la historia, el origen y la trayectoria de restauración de las pinturas. Finalmente, el examen de las fuentes primarias y secundarias añade información sobre el contexto histórico y la iconografía. Como parte del proyecto, varios investigadores del KMSKA completaron su propia sección del Corpus dentro del Ludwig Burchard Corpus Rubenianum. Desde hace varios años, el proyecto se centra en la investigación del uso de tronies en el estudio de Rubens y su divulgación al público.

Por otro lado, la pinacoteca belga cuenta con un programa de investigación de materiales técnicos y otro sobre la historia de la colección. El primero es fundamental de cara a que los conservadores del museo puedan evaluar mejor una condición concreta de una pieza, identificar los procesos de degradación, distinguir las capas de pintura o comprender las construcciones de cada obra, de ahí la importancia de su colaboración con el grupo de investigación AXES de la Universidad de Amberes. Y es que la investigación de los materiales técnicos no solo ayuda al conservador con los tratamientos, sino que también proporciona información importante para la investigación histórica del arte, ofrece datos clave para fijar atribuciones y fechas.

En este sentido cobra importancia el segundo programa de investigación mencionado, ya que el propio estudio de la colección y sus obras de arte permite descubrir nuevos datos de procedencia y referencias a fuentes que complementaron la información existente. Esta tarea también ayuda a confeccionar el catálogo de museos en línea y un libro de museos para el público en general con vistas a un mayor acceso digital y analógico. Porque la investigación histórica del arte también conduce a nuevas perspectivas que se apoyan en los proyectos de restauración.

Más información en Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas VISITFLANDERS.

Para conocer mejor el museo KMSKA y la ciudad de Amberes, no te pierdas el exhaustivo Dossier del número 285 (noviembre) de Descubrir el Arte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top