Los héroes de Georg Baselitz

abrir-2.jpg

Soldados, pastores, rebeldes, partisanos o pintores conforman una tribu compuesta por 70 pinturas, 130 dibujos y 38 estampas que este artista creó entre 1965-66 y que ahora acoge hasta el 18 de junio el Palacio de Exposiciones de Roma. Un trabajo que refleja una imagen muy alejada de la retórica de la propaganda bélica y del triunfalismo de la posguerra de la Alemania de la RFA

Tras su paso por el Städel de Fráncfort, donde se mostró al público por primera vez íntegramente, el Palacio de Exposiciones de Roma acoge la serie compuesta por 70 óleos, 130 dibujos y 38 estampas que el artista alemán tituló mordazmente Héroes. Realizada entre 1965-66, a la edad de 27 años, sus monumentales figuras retratan a combatientes destrozados por la pasada guerra, heridos, ensangrentados, con miembros amputados y con el uniforme militar hecho jirones, guerrilleros, partisanos, es decir, víctimas de los conflictos bélicos. Una imagen muy alejada de la retórica de la propaganda bélica y del triunfalismo que se vivía en la Alemania de la RFA en esos momentos.

Sobre estas líneas, Un nuevo tipo, 1966, óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, colección particular © Georg Baselitz 2017. Foto: Frank Oleski, Colonia. Arriba, de izquierda a derecha, Viento en popa, 1966, óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, Duisburg, MKM Museum Küppersmühle für Moderne Kunst, Collezione Ströher © Georg Baselitz 2017, y Economía, 1965, óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, colección particular © Georg Baselitz 2017.

Georg Baselitz, pseudónimo de Hans-Georg Rem (Deutsch-baselitz, Sajonia, 1938), que se forma en la Alemania Democrática y se traslada a la Federal antes de la construcción del Muro de Berlín, produjo este ciclo tras concluir su beca en Florencia. Un trabajo que destaca por una pintura vigorosa cuya intensidad se vale del cromatismo, el signo y la figura, que casi se retan para ofrecer una nueva idea del héroe. Hay que tener en cuenta que estas figuras fueron creadas veinte años después del final de la Segunda Guerra Mundial, por lo que estas imágenes retaban al espectador a una reflexión del presente teniendo en cuenta el pasado, y no sólo, quien observa sus obras difícilmente reconoce la mano de un joven de 27 años, ya que se trata de imágenes anacronísticamente maduras en temáticas existencialistas.

Pintor bloqueado, 1965, óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, Duisburg, MKM Museum Küppersmühle für Moderne Kunst, Collezione Ströher © Georg Baselitz 2017. Foto: Archiv Sammlung Ströher.

Como se puede percibir, estos héroes arropados con uniformes andrajosos, denotan una frágil inseguridad y privados de su autoridad, hombres robustos y al tiempo letárgicos, melancólicos supervivientes de un mundo deshecho y caótico, recortados frontalmente en un escenario herido y ruinoso. Esta desesperada y ambigua aparición queda mitigada por la inclusión de una señal de perspectiva: ya sea un instrumento profesional o un esperanzador fragmento de paisaje. A este propósito, ¿cuál es el mensaje de un artista nacido en la Alemania aún nacionalsocialista, que no logra reconocer el justo modelo social entre las dos mitades de la división de su país: trágica derrota o futuro alentador?

En primer lugar fracturado marco – El nuevo tipo (pintor con su abrigo), 1966, óleo sobre lienzo, 251 x 191 cm, Berlín, colección particular © Georg Baselitz 2017.

A este propósito, el artista recuerda que “fui traído al mundo en un orden destruido, en un paisaje destruido, en un pueblo destruido, en una sociedad destruida. Y yo no quería introducir un nuevo orden. Había visto ya demasiados, así llamados, órdenes”.

Aunque, una respuesta a su atormentado arte la podríamos obtener al ver buena parte de sus pinturas del ciclo de los Héroes o “Nuevos tipos”, unidas a la selección de dibujos y de xilografías con el mismo tema, y los primeros cuadros llamados “fracturados” de 1966, en los que el artista experimenta una reorganización de la imagen, que precede al período de las pinturas volcadas.

Rebelde, 1965, óleo sobre lienzo, 162,7 x 130,2 cm, Londres, Tate © Georg Baselitz 2017. Foto: Friedrich Rosenstiel, Colonia.

Lo increíble es que tan solo en el arco de un año, Baselitz con sus Hendelbilder (las imágenes de héroes), como fueron denominadas en su momento, realizó un trabajo que resultó trascendental no sólo para su obra sino también para el arte alemán en general. Fue el fruto de una explosión artística excepcional, una intensa actividad contra reloj, capaz de producir en pocos meses  una cantidad de obras monumentales, que hoy podemos considerar como un  manifiesto artístico. Después de los Héroes –que con sus amputaciones y heridas, con estigmas a la vista, gracias a un método pictórico y compositivo intencionadamente inquietante, testimonian el desbarajuste en el cuerpo y en el espíritu–, el mensaje de la obra de Baselitz se refiere de forma más directa al arte en sí, a una nueva forma de pintura, depurada de cualquier doctrina y obligación. Según el crítico Uwe Fleckner. “Baselitz se opone al ideal heróico del arte del Tercer Reich (…) así como a los ‘héroes del trabajo’  del realismo socialista (…) De ahí en adelante, el verdadero héroe del cuadro es precisamente el pintor”.

Rojo-Verde, 1965, óleo sobre lienzo, 151 x 116 cm, colección particular © Georg Baselitz 2017.

Y con el objetivo de aportar una continuidad entre el pasado y el presente, la exposición –comisariada por Max Hollein, ideada por el Städel Museum de Fráncfort y realizada en colaboración con el Palacio de las Exposiciones de Roma, el Moderna Museet de Estocolmo y el Museo Guggenheim de Bilbao– se completa con unos trabajos escogidos del ciclo Remix, iniciados en 2005, referidos a la serie de los Héroes y de los Nuevos tipos realizados en 2007 y 2008.

El pastor, 1965, óleo sobre lienzo, 162 x 130 cm, Viena, Museum Moderner Kunst Stiftung Ludwig © Georg Baselitz 2017. Foto: Frank Oleski, Colonia.

Cabe señalar que Baselitz participó en la Bienal de Venecia de 1980, donde presentó un grupo de 18 pinturas y una escultura de madera. La caracterísica de sus pinceladas se basa en el cromatismo bastante contrastado y encendido, de clara ascendencia expresionista, y en el corte escenográfico dado a la iconografía. Muy conocido también por la actividad gráfica, dibujos y linoleumgráfica, presentados en Colonia en 1979, fue nombrado académico honorario de la Royal Academy de Londres. Y sigue más activo que nunca…

Georg Baselitz en su estudio de Ammersee, 2009 © Martin Müller Foto de Martin Müller.

Carmen del VANDO BLANCO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*