El arte y la moda de Sonia Delaunay aterrizará en Madrid

Jeune-fille-endormie.jpg

El Museo Thyssen-Bornemisza acogerá desde el próximo 4 de julio hasta el 15 de octubre una exposición sobre esta creadora, una de las figuras más influyentes de la primera vanguardia parisiense, que inspiró y trabajo mano a mano con grandes artistas de la épica. Bajo el título Sonia Delaunay-Terk. Arte, diseño y moda, la exposición muestra su práctica multidisciplinar a través de pinturas, diseños de moda e innovadoras colaboraciones con poetas y escenógrafos

Ésta será la primera exposición sobre la artista en nuestro país, donde residió desde 1914 hasta 1920. Tras su estancia en Madrid, ciudad que curiosamente acoge este primer monográfico, Delaunay se mudó junto con su marido de nuevo a París atraídos por las nuevas corrientes artísticas como el Surrealismo o el Dadaísmo. Francia siempre ha sido el telón de fondo de la evolución del arte, el pensamiento y de las nuevas vanguardias.

Ese carácter de innovación y progreso que siempre ha caracterizado al país galo ha perdurado hasta nuestros días convirtiéndose en la sede de grandes eventos, algunos deportivos como el Roland Garros de tenis, la vuelta ciclista Tour de Francia o las paradas de circuitos internacionales de póker como MEGASTACK, y otros de carácter cultural como el famoso Festival de Cannes, cuya 70ª edición comenzará en menos de una semana. Por todo ello, Francia representaba para la pintora una puerta abierta a un mundo de imaginación, de contacto con diversos artistas y nuevas corrientes de expresión en diferentes disciplinas.

Sobre estas líneas, Fotografía de Sonia Delaunay, por Lothar Wolleh. Arriba, Jeune fille endormie, 1907.

La vida de esta pintora y diseñadora de moda estuvo marcada siempre por las influencias artísticas. Nacida en Odessa en 1885, Sonia crecería en San Petersburgo bajo la tutela de su tío Henri Terk, quien poseía una buena posición social que le permitió ofrecerle a su sobrina una educación de lo más completa. A las múltiples visitas a los museos europeos más importantes del momento se le sumó una amplia formación en idiomas que más tarde le abrirían las puertas en sus viajes y estancias en diversos países.

Con 19 años Sonia abandonaría la comodidad de su casa en Rusia para trasladarse a Alemania con el fin de continuar sus estudios. Fue precisamente en la Universidad de Karlsruhe, en la Academia de Bellas Artes, donde comenzó a descubrir y a entrar en contacto con la pintura contemporánea. Su formación continuaría en París dos años más tarde y en sus pinturas de esta época ya se pueden apreciar las influencias de pintores como Vincent van Gogh o Paul Gauguin. La predilección por este estilo sería efímera, dejándolo de lado por el estilo fauvista y las influencias de pintores como Matisse.

Abrigo de Gloria Swanson, relizado por Sonia Delaunay en 1925.

La vida de la artista cambiaría completamente al conocer al también pintor Robert Delaunay, con quien se casa en 1910. Su unión no solo fue personal sino también profesional y es que juntos experimentaron en nuevas creaciones artísticas, llevando el Cubismo a un nuevo escenario con el uso de los colores vivos. Viven pues en una simbiosis artística en la que ambos se retroalimentan del talento del otro.

La exposición hace especial hincapié en la etapa que Sonia y Robert Delaunay pasaron en España entre 1914 y 1920. Su estadía en nuestro país no fue una elección propia sino que más bien vino dada por la situación internacional. Durante estos años la pareja fijaría su residencia en Madrid y en la frontera entre Galicia y Portugal, lugar donde pintaría obras cargadas de luz que nos transportan a su primera etapa influenciada por el Impresionismo.

En sus obras pintadas en Portugal destaca la luz que recuerda a su etapa impresionista.

En 1918 fijan su residencia en Madrid de manera permanente. Es en este año cuando, debido al conflicto existente en Rusia que le impedía cobrar sus rentas, la artista decide abrir Casa Sonia en la capital para aportar un plus de dinero en casa. En esta tienda, Sonia pone a la venta artículos de decoración, una de sus nuevas pasiones, y trajes confeccionados por ella misma, un arte que domina tras haber creado para sí misma diferentes conjuntos. En estas nuevas creaciones no buscaba tanto la innovación en las formas como en las telas y en los colores. Las prendas de Sonia adquirieron gran éxito entre la burguesía y aristócratas, lo que favoreció que la tienda funcionase a pesar de la excesiva modernidad de sus propuestas. De hecho, consiguió tanto éxito que incluso llegó a ser la responsable de la confección y creación del vestuario de diferentes espectáculos, siendo el más famoso de ellos el vestuario para el ballet ruso con la obra Cleopatra. A pesar de la buena acogida de Casa Sonia, los Delaunay deciden trasladarse de nuevo a París donde Sonia abrirá su segundo establecimiento de moda, Boutique Simultané, en la que contará incluso con la ayuda de la prestigiosa Coco Chanel.

La muestra que llegará en escasos dos meses a nuestro país permitirá al gran público conocer la vida de esta mujer sin precedentes que marcó y destacó en el mundo del arte en un momento en el que éste era territorio de hombres. Imprescindible para todos los amantes del color y las vanguardias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top