Cien años leyendo tebeos

abrir_A-1.jpg

La Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero (Cáceres) acoge una exposición que muestra las historietas infantiles con las que varias generaciones aprendieron a leer y que se convirtieron en compañeras fieles de aventuras y sueños. Comisariada por Antoni Guiral y organizada por el Museo ABC, el visitante recorrerá desde 1917, año del nacimiento de TBO, hasta 1977, fecha en la que se publica Totem. Hasta el 6 de enero

Historietas del tebeo. 1917-1977 es la primera exposición dedicada a la historia del tebeo que se ha hecho en España y que ya pudo verse en Madrid. Organizada por el Museo ABC, un centro expositivo que tiene entre sus objetivos estudiar, difundir y promover todas las disciplinas que están en torno al dibujo y la ilustración, ha contado con la colaboración de la Obra Social ”la Caixa”. Una historia que comenzó en 1917 con la publicación en Barcelona de TBO, el primer cómic infantil y juvenil, con el que varias generaciones aprendieron a leer y que se convirtieron en compañeros fieles de aventuras y sueños.

Sobre estas líneas, TBO, almanaque humorístico de 1971. Arriba, de izquierda a derecha, Lucrecia de Baena, Mortadelo y Filemón de Ibáñez y Zipi Zape de Escobar.

La muestra recorre casi todo el siglo XX, desde 1917 hasta 1977, cuando el tebeo se hace adulto con la publicación de la revista Totem. Reúne publicaciones y dibujos originales que se presentan en dos recorridos: uno cronológico –con las principales cabeceras e hitos– y un segundo, temático, donde se descubren personajes tan míticos como Cuto, Capitán Trueno, Guerrero del Antifaz, Zipi y Zape, la Familia Ulises o Mortadelo y Filemón y a sus creadores: Jesús Blasco, Víctor Mora, Ambrós, Manuel Gago, Escobar, Benejam, Coll o Ibáñez, entre muchos otros. En el cierre de la exposición el visitante podrá descubrir, entre otras cosas, cómo se aboceta, colorea e imprime un tebeo, o el mundo que rodea a estas publicaciones (fascículos, libros o cómics foráneos).

La exposición, comisariada por Antoni Guiral, es una revisión de la historia de los tebeos españoles aparecidos entre 1917 y 1977. La aparición y evolución de los tebeos, pero también del concepto de tebeo como género literario: su formato, sus rasgos identificativos… Respondiendo a las preguntas ¿cómo eran?, ¿por qué eran así y no de otra forma? El recorrido histórico sirve para recordar los autores, títulos y personajes con los que crecieron varias generaciones de niños españoles y que ahora son claves en nuestra historia cultural y patrimonio gráfico.

El guerrero del Antifaz de Cantero: almanaque de 1948.

¿A qué llamamos tebeos? Los tebeos son las revistas de historietas, los cuadernos de aventuras y los monográficos del género. Se ha escogido como inicio de la muestra el año 1917 porque corresponde al nacimiento de la revista TBO, que con el tiempo dará nombre a todas las publicaciones de historietas. 1977 se ha considerado el fin del recorrido por ser un año en el que los cuadernos de aventuras han desaparecido y se inicia la edición de revistas de cómics para adultos, como Totem.

La exposición supone un estudio histórico del tebeo, un acercamiento a la filosofía y entidad del tebeo, pero sobre todo una oportunidad de disfrutar contemplando los tebeos de nuestra cultura popular, tanto las revistas impresas como los dibujos originales conservados por sus autores, familiares y coleccionistas. La muestra se divide en tres ámbitos: la historia del tebeo, sus géneros –resaltando sus personajes y autores más populares–, y un epílogo con materiales complementarios.

El Capitán Trueno.

1917-1939: desde la aparición de TBO hasta el final de la Guerra Civil. Es el momento de revistas importantes como Pulgarcito, Macaco, Aventurero, Mickey o La revista de Tim Tyler. Estas tres últimas introducen en España las tiras de prensa norteamericanas realistas. Como es lógico no podían faltar los tebeos en la Guerra Civil, divididos en los dos bandos: el Nacional (Flechas y Pelayos, Chicos…) y el Republicano (Pionero Rojo, Camaradas…).

1940-1966: desde la más inmediata posguerra hasta 1951. Este año es importante por el retorno de TBO y Pulgarcito, la continuidad de Chicos y el nacimiento de Mis Chicas, Jaimito, Pocholo, El Coyote o Florita. Destacan, sobre todo, los populares cuadernos apaisados de aventuras (Roberto Alcázar y Pedrín, El guerrero del antifaz, Azucena, El jinete fantasma, Hazañas Bélicas). En 1951, el recién creado Ministerio de Información y Turismo anula la diversificación entre publicaciones “periódicas” y “folletos”, con lo que administrativamente es factible publicar tebeos sin ningún tipo de restricciones. Esta es la etapa en la que se publica un mayor número de colecciones de tebeos. Es el momento de la aparición de títulos como: El Cachorro, El DDT, Aventuras del FBI, Tony y Anita, La Risa, Tío Vivo, El Capitán Trueno y los nuevos TBO y Pulgarcito.

Roberto Alcázar y Pedrín de Eduardo Vaño.

1967-1977: la última etapa de los tebeos. El fin se debe a las estrictas normas de regularización del Estatuto de Publicaciones Infantiles y Juveniles. Incluso algunas escenas publicadas en los años cuarenta fueron censuradas en las reediciones de esta época porque un Estatuto de 1967 marca a hierro y fuego los contenidos de los tebeos. Los cuadernillos apaisados prácticamente desaparecen, en beneficio de las revistas y de las novelas gráficas para adultos. Aparecen revistas nuevas, más modernas, como Tintín, DDT o Bravo. Y desde 1968 (año clave), el mercado da un giro radical, con títulos como Delta 99, Dossier Negro, Gaceta Junior o Trinca. Es también el momento de la masiva presencia de revistas de Bruguera (Mortadelo, Zipi y Zape), de la aparición de El Papus y la versión española del cómic underground norteamericano. La muestra finaliza en 1977, año en el que aparecen publicaciones como El Jueves y Totem, que definitivamente dan pie al cómic de autor en perjuicio de los tebeos, e incluso la palabra “tebeo” queda entonces ligada a productos infantiles y juveniles aparecidos durante el franquismo.

Pumby de J. Sanchis.

LOS TEBEOS DE HUMOR. Los primeros en aparecer en nuestra historia y los más longevos e importantes: TBO, Pulgarcito, Pumby, El DDT o Jaimito. Son tebeos de humor cotidiano algo crítico (Pulgarcito) o temática fantástica (Hipo, Monito y Fifí). En este apartado, destacan series y personajes como Los grandes inventos de TBO o La Familia Ulises (TBO), El repórter Tribulete, Zipi y Zape, o Mortadelo y Filemón, Pulgarcito; y autores como Benejam, Coll, Opisso, Cifré, Peñarroya, Escobar, Vázquez, Ibáñez o Boix.

Aventura de Cuto.

LOS TEBEOS DE AVENTURAS. Junto con el del humor, el género más importante por la calidad y cantidad de títulos. Se consideran tebeos de aventuras los géneros histórico, bélico, ciencia ficción y fantástico, policiaco, del Oeste y las aventuras exóticas. En este apartado se incluyen tanto las revistas (Chicos, El Coyote, Futuro) como los cuadernillos apaisados de aventuras (El guerrero del antifaz, Hazañas Bélicas, Aventuras del FBI, El Capitán Trueno o Diego Valor). Destacan series y personajes como Cuto (Chicos), El guerrero del antifaz, Hazañas Bélicas, El Capitán Trueno, Pantera Negra o Diego Valor, y autores como Jesús Blasco, Emili Freixas, Manuel Gago, Boixcar, Víctor Mora, Ambrós o Pedro Quesada.

LOS TEBEOS “OFICIALES”. Se revisa un fenómeno muy importante en la historia de los tebeos: la consolidación de “los tebeos confesionales”. Algunos son financiados directamente por el régimen político del momento o por instituciones religiosas que intentaban adoctrinar a niños y jóvenes. En sus páginas aparecieron series como Cubillo y Pirracas o Antonio Barbas Heredia, y publicaron autores como Aróztegui, Castanys, Iranzo o Luis Vigil.

Florita, de Carmen Barbera

LOS TEBEOS ROMÁNTICOS. El cuarto gran género de los tebeos es aquel dirigido sobre todo a niñas y jovencitas, que narraban relaciones sentimentales intentado marcar y reforzar unos patrones ya desfasados para la mujer, como el de madre y ama de casa (Mis Chicas, Azucena, Florita, Sissi o Claro de Luna). Paralelamente, se muestran los primeros tebeos de “liberación femenina” en los que la heroína tiene un trabajo concreto (como Lilian, azafata del aire o Mary Noticias). En este apartado destacan la serie Patty’s World (Esther), y autores y autoras como Pili Blasco, Vicente Roso, Rosa Galcerán, Purita Campos o Carme Barbará.

SUPLEMENTOS DE TEBEO. A imitación de los suplementos dominicales de cómics de los periódicos norteamericanos, algunos diarios españoles publicaron suplementos en formato de tebeo o revistas dirigidas al público infantil (Gente Menuda de ABC o los tebeos de Levante y La Prensa). Destaca la presencia de autores como Francisco López Rubio, Bartolozzi, Segura o Jaime Rumeu.

Ochoa.

LAS NOVELAS GRÁFICAS. En sus cabeceras se leía “Novela gráfica para adultos” y eran tebeos de personajes y géneros distintos, casi siempre con historias completas de 64 páginas, lo que rompe el clásico “Continuará…” de las historietas por entregas como Hazañas Bélicas.

LAS AGENCIAS. Los profesionales españoles de la historieta pudieron formarse y ganar dinero –sobre todo a partir de 1958, cuando la industria española empezaba a flaquear– gracias a las agencias. Estas eran empresas creadas por los propios autores que viajaban por todo el mundo para buscar trabajo a los dibujantes que representaban. Agencias como Histograf, Selecciones Ilustradas o Bardon Art dieron trabajo a cientos de profesionales de la historieta española, publicados en Francia, Italia, Gran Bretaña, Suecia, Alemania o Estados Unidos, con presencia de dibujantes como Pepe González, Jesús Blasco, Longarón o Esteban Maroto.

López Rubio.

LOS TEBEOS ROMPEDORES. Desde 1968 se marca una nueva pauta: los tebeos dirigidos a públicos más adultos, con historias que, aun pendientes de la censura, empezaban a mostrar una revisión de los géneros e, incluso, unos primeros apuntes de erotismo. Es el caso de publicaciones como Dossier Negro, El Papus, El Jueves o Trocha/Troya donde destacan como autores Carlos Giménez, Calatayud, Ja, Ivà, Felipe Hernández Cava o Kim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top